• Retinopexia con aceite de silicona, gas y perfluorocarbono (PFC) .
• Vitrectomía.
• Cirugía macular
 
 

Desprendimiento de Retina

La retina es una estructura muy fina que parece un velo sobre el que caminan delicadas arterias y venas. La retina puede retirarse de la coroide en la que normalmente se apoya y desprenderse.

Síntomas y Descripción
Puede ocurrir a cualquier edad, pero es común después de la edad media, en personas miopes, después de traumatismos o con historia familiar de desprendimiento de retina.

El desprendimiento de retina no produce dolor y el enfermo puede notar una pérdida o defecto en su campo visual. Para que se realice un desprendimiento de retina es necesario que se produzca un pequeño desgarro o agujero por el que pasa líquido que separa la retina de la coroide. Este desgarro puede ir presidido de luces o destellos por lo que una persona con estos síntomas deberá concurrir a su oftalmólogo.

Si el desgarro en el fondo de ojo va acompañado de una hemorragia de vítreo, el médico deberá realizar una ecografía para el diagnóstico preciso.

 

Tratamiento
Los desgarros que producen el desprendimiento de retina, deben ser siempre tratados. Esto se hace por medio de la fotocoagulación con rayo láser o la criocoagulación, ambos pegan la retina a la coroide. En muchos casos es necesario colocar una identación desde el lado escleral con esponja de silicon para arrimar la coroide a la retina.

También a veces es necesario drenar el líquido que se encuentra entre la retina y la coroide. Cuando el vítreo que ocupa la parte interior del ojo se contrae y tira de la retina, se deberá realizar una vitrectomia que consiste en la introducción de pinzas, sondas de fotocoagulación, un sistema de luces dentro del ojo, sistemas de corte y succión que permiten la extracción del vítreo y el corte de las membranas que traccionan la retina, reemplazádolo por gases especiales que se expanden empujando la retina a su lugar.

  Vitrectomía  

Se utiliza aceite de silicon que debe permanecer un tiempo dentro del ojo y luego se retira. También es posible que ocurran nuevos desprendimientos por nuevos desgarros o por que la retina no se adhiera a la coroide por lo ocurrir hasta el 30% de los casos primitivos.

La cirugía tiene una duración de 1 o 2 horas. A veces en posiciones especiales cuando se han colocado gases que tienen que empujar la retina. Luego de operada deberá colocarse colirios, permanecer con el ojo ocluido por una o dos semanas y luego retomar las tareas habituales.

Riesgos y Expectativas
La retina desprendida que es reaplicada en su lugar puede recuperar excelente visión, aunque cuando la retina ha sido desprendida un tiempo prolongado, se produce una disminución de la visión. Con más de una operación se logra una curación del desprendimiento de retina en más del 95% de los casos.